Salva tus manos

Si no te acuerdas de que tienes manos hasta que están tan secas que no las puedes ni estirar, cometes un gran error. Resecas y agrietadas, por fin, llaman tu atención. Pero esto no funciona así; más bien lo contrario. Al ser una de las zonas del cuerpo que más actividad desarrolla y que están casi siempre expuestas a las inclemencias meteorológicas,necesitan una dedicación continua. Y ahora que estamos a las puertas de la estación más fría del año, viven un momento crucial y precisan que les prestes mucha más atención, para que el crudo invierno las pille en las mejores condiciones. Realmente sus cuidados son muy sencillos: limpieza e hidratación, pero eso sí, ambos gestos tienen que ser habituales.

Las manos merecen por tu parte los mismos cuidados que el rostro, el cuello y el escote. Mantenerlas limpias y bien hidratadas es el comienzo de que tengan buen aspecto, con la piel, suave, hidratada y jugosa. 

Para ayudarte en su cuidado, encontrarás numerosas cremas y lociones, e incluso alguna mascarilla. Una gran virtud que tienen las manos es que enseguida responden a la aplicación de cualquier tipo de crema. Basta con un poco de humectación y grasa, combinadas con el masajito que le damos al aplicarla, para que su piel se muestre confortable y suave. Sin embargo, si usas cualquier cosmético, nunca verás los buenos resultados que te ofrecen las cremas y lociones de manos con los activos más potentes para cuidarlas y proveerlas de todo lo que pierden con el roce, las manipulaciones y la climatología. En realidad, poco se diferencia de las fórmulas de tratamientos faciales. Sus principios activos se basan igualmente en combinaciones de vitaminas, antioxidantes y complejos botánicos. Por supuesto, la manteca de karité, la glicerina y la urea,siguen formando parte de estos cosméticos que actúan como potentes bombas antienvejecimiento. Si cada vez que te lavas las manos te aplicas una buena crema, ten seguro que mantendrás la juventud de su piel. Y a la hora de exponerlas al exterior, aunque el sol sea tibio, siempre aplicar SPF, para evitar arrugas y manchas.

Lo importante es que cuentes con la crema que mejor te vaya en cada momento. Si bien todas aportan confort,algunas van mucho más allá y tratan su piel con activos ‘premiun’ que buscan rejuvenecer la piel.

También deja las texturas más untuosas para la noche, de forma que pase las horas con las manos sin actividad. Comprobarás sus beneficios al despertar y te aseguras que ya han absorbido los nutrientes. Así, durante el día, puedes conformarlas con alguna crema liviana que te permita seguir el ritmo.

©2019 Sempre Bella. Derechos Reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidaste tu usuario o contraseña?

o

Create Account